47a127384c8e6602f6f33e0453986c39faf336be_hq.jpg

EL PODER DEL LENGUAJE

¡Venga esos cinco, conéctate! el típico saludo entre compinches, compadres, colegas, concomitantes… Al encontrarse en algún lugar y sin olvidar “la pregunta rompe hielo” ¿Cómo te ha ido? a lo que responde el otro “ahí en la lucha, y tú” en el mejor de los casos la expresión de su amigo fue como procesando en su mente si después de un tiempo olvidó parte en la historia de su llave (amigo). Sin alcanzar a comprender todavía lo escuchado le responde con otra pregunta ¿Desde cuándo eres luchador, con cuántos te has enfrentado ya? este entre risas trata de amenizar el encuentro. ¡Tú sabes en la lucha diaria las cosas están pesadas! insiste el otro en aclarar como se encuentra, lo curioso es el poder del lenguaje utilizado creyendo que las cosas seguirán igual, que no cambiarán en nada; hasta su lenguaje no verbal lo reflejaba. ¿Pero, qué pasa brother? le animó su interlocutor colocando su mano derecha sobre su hombro izquierdo mirándole a los ojos dijo: No pretendo saber todo lo que has pasado estos últimos días, pero sí debes recordar que la manera como afirmas tus palabras se convertirán en una vivencia diaria la cual difícilmente podrás cambiar a menos que intentes encontrar un propósito para tu vida ¡Echa pa’ lante que tú eres un campeón! se despidieron de manos como al principio, y cada uno continuó con su camino.

Quieres empezar por algo, tal vez unos pequeños cambios del lenguaje pueden generar grandes y mejores resultados en tu vida. Evalúa qué palabras utilizas e identifica cuáles son las correctas, admira cuán poder tienen en tu vida y el impacto que tendrán en las personas que te rodean. Si vas a ser un luchador o luchadora que sea de verdad de esos que extienden sus brazos al cielo y le dan la bienvenida siempre… esté como esté.

Por: mabermudezo

Anuncios